El pasado jueves 19 de Septiembre, los miembros de la Junta Directiva de ANGEREA se trasladaron a las instalaciones de SANPROS (Sociedad Andaluza de Producciones Sostenibles S.L.U.) para conocer de la mano de D. Miguel Manuel Ruiz Jiménez , Director de la planta, y de D. Andrés Gil, Presidente del grupo Azor Ambiental al cual pertenece SANPROS, el proceso productivo de reciclado de baterías de plomo ácido que tiene lugar en la planta, considerada una de las mejores de Europa al incorporar las Mejores Técnicas Disponibles (MTD) en materia medioambiental.

 

 

Visita y Reunión de Junta Directiva

 

Durante la visita, los miembros de la Junta Directiva de ANGEREA pudieron recorrer los casi  45.000 metros cuadrados, donde se les realizó una profunda explicación de los procesos que tienen lugar en ella. Posteriormente, tuvo lugar en las mismas instalaciones la tercera reunión anual de Junta Directiva de la Asociación donde se trataron temas de actualidad del sector y se trazaron las líneas de trabajo para los próximos meses.

 

Según palabras de Luis García, Presidente de ANGEREA, “la iniciativa de nuestra Asociación de realizar reuniones itinerantes a lo largo de toda la geografía nacional sirve para conocer de primera mano la realidad del sector en diferentes comunidades autónomas, así como las técnicas de trabajo  e instalaciones de otras empresas del sector. Aprovechamos también la visita para reunirnos con representantes de la administración pública de la zona.

También a destacar, sobre estas reuniones itinerantes es el ambiente de trabajo que se crea, es muy fluido, y permite que la Junta Directiva pueda trabajar y tener mejores ideas. Sin duda, replicaremos la experiencia en otras provincias.”

 

 

Un ejemplo de ECONOMÍA CIRCULAR: El proceso productivo de reciclaje las baterías usadas

Imagen: Representantes de la Junta Directiva de ANGEREA

 

En estas instalaciones, las baterías son sometidas a un proceso de trituración y separación, obteniendo los diferentes componentes mediante el proceso CX, el cual está considerado como uno de los principales procesos de recuperación de plomo de las baterías de automoción. Poniendo en valor sus componentes: Metálicos de plomo, Pasta de plomo, Polipropileno, Polietileno y Electrolito.

 

La pasta de plomo a su vez se somete a un proceso de desulfurización, lo que implica la reducción de los valores de emisión de óxido de azufre. Los metálicos y la pasta de plomo, así como otros materiales de procedencia externa son sometidos a un proceso de fusión del que se obtiene plomo metal bruto.

 

El polipropileno tras un post tratamiento de trituración y lavado queda en condiciones de ser comercializado, principalmente para fabricar nuevas carcasas de baterías. El contenido en ácido sulfúrico del electrolito es transformado en sulfato sódico puro también para su comercialización en el mercado de detergentes.

 

De esta manera, prácticamente la totalidad de los componentes de las baterías son transformados en nuevos productos utilizando técnicas de bajas emisiones, por lo que se puede hablar de un proceso circular prácticamente al 100%.